nota_social_video_marketing

8 razones para implementar estrategias de Social Video Marketing

El consumo de video es una tendencia y el auge de la integración de este formato con el las plataformas sociales ya es una realidad. Entonces, ¿por qué incorporar el video a las estrategias digitales de una marca?

El Social Video Marketing es un componente de las estrategias de comunicación de digital enfocada a aumentar el engagement con la audiencia mediante contenido en video compartido a través de las redes sociales. Este tipo de contenido se ha convertido en el favorito de los usuarios al rededor del mundo. No solamente porque generan más interacción que las publicaciones de imagen y texto, sino porque permiten contar historias de mayor impacto. El caso de Chewbacca Mom es la prueba más evidente, pero si esto no es razón suficiente para dejar de ignorar este formato a la hora de trazar tácticas digitales, en Orsonia proponemos 8 razones para incorporar el video a los planes de marketing.

1. Son fáciles de mirar

El contenido audiovisual es más entretenido y dinámico que una imagen y, mucho más, que un texto. Atrae la atención del usuario por más tiempo y no requiere ningún tipo de esfuerzo por parte del usuario. Tanto en Facebook como en Twitter, los videos cuentan con auto play, por lo que ni siquiera es necesario hacer click para mirarlos.  Y en YouTube, al ser los usuarios quienes buscan visualizar contenido, no hace falta forzarlos a consumir algo que no desean.

2. Son compartibles

Los video son el contenido más susceptible de ser compartido, sobre todo aquellos de contenido emocional y de humor. Y si bien resulta difícil (por no decir imposible) realizar de forma premeditada un viral, lo cierto es que conocer lo suficiente a la audiencia permite saber qué contenidos están más predispuestos a compartir. Además, hay que tener en cuenta un dato importante: el 90% de los videos que se comparten contienen historias que apelan a las emociones, ya sean positivas o negativas.

3. Aumentan los ratios de conversión

Según Forrester Research, el 90% de los compradores online afirman que el video los ayuda en la decisión de compra y el 85% está dispuesto a comprar en sitios donde hay videos dado que el contenido audiovisual hace más atractivo el producto y los ayuda a entenderlo. En una estrategia de Email Marketing, la inclusión de video trae aparejado aún más beneficios: según Implix, aumenta la tasa de apertura en un 5,6%, aumenta el CTR en más de un 96% y, según Forrester Marketing, disminuye las bajas en un 75%. Además, en las landing pages, las conversiones incrementan un 80% cuando incluyen videos.

4. Favorecen el engagement

El video permite transmitir el mensaje de una marca con muchos más recursos y de una manera mucho más creativa y emocional ya que las imágenes, sonidos, montaje y voz en off logran enriquecer el relato de una historia. Además, cabe destacar que el 80% de los usuarios recuerda mucho mejor una marca después de haber visto un video de la misma. Según la Online Publishers Association, ese 80% que recuerda el video de una marca, luego visitó su sitio web en los siguientes 30 días. De ese porcentaje, el 46% tuvo algún tipo de acción después de verlo: 26% buscó más información sobre el tema, 22% ingresó al sitio web mencionado en el anuncio, 15% visitó la empresa representada en el video y 12% compró el producto específico que aparece; números que pueden crecer aún más ya que, según HubSpot, el 43% de los usuarios desea ver más contenido en video por parte de las marcas.

5. Contribuyen al SEO

Para mejorar el posicionamiento orgánico de una marca, los videos pueden resultar de gran ayuda. Según Forrester Research, este tipo de contenido tiene 50 veces más posibilidades de aparecer en la primera página de Google que cualquier otro formato. A su vez, logran aumentar el tiempo de permanencia en la web, lo que sirve para que el sitio escale posiciones en los resultados de búsqueda.

6. No tienen por qué ser caros

El Social Video Marketing no necesariamente tiene que estar asociado a grandes producciones audiovisuales. Si bien un video de campaña debe estar pensado específicamente para digital y exige una producción profesional para llevarlo a cabo, el contenido del mismo puede ser tan casero como el de los demás usuarios. En la actualidad, para subir un tutorial de producto o realizar pequeñas píldoras audiovisuales divertidas existen diversas aplicaciones móviles como Vine, Instagram, Cameo y Quick que permiten editar, poner filtros, añadir música y insertar textos desde el propio smartphone. Solo se trata de saber qué tipo de contenido está dispuesto a ver la audiencia.

7. Comienzan a competir con la televisión

El video (y sobre todo YouTube) cambió la manera en que los usuarios consumen contenido. Frente a esto, cada vez más se puede ver cómo dejan de ver televisión para consumir contenido online y ondemand. De hecho, según IAB Spain, el 42% de los usuarios afirma ver menos la televisión que antes. Esto se puede ver reflejado en el hecho de que el prime-time de ambos medios ya coincide, de 14:30 a 15:30hs y de 22:00 a 23:00hs., lo que augura que no falta mucho para que esta tendencia se convierta en una competencia real.

8. Son tendencia

Los usuarios ya están consumiendo videos y las plataformas sociales actúan en consecuencia. Si algo tienen en común Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat y Pinterest es que todas están apostando fuerte a este formato. Snapchat parece ser a la que mejor le fue, logrando 10 billones de visualizaciones de videos por día (superando los 8 billones de Facebook). Pero lo cierto es que las redes sociales añaden casi todos los días nuevas funciones en sus aplicaciones, haciendo que cada vez sea más fácil hacer y mirar contenido audiovisual.Según Cisco, el video representará el 79% del tráfico de Internet en 2020; un número que no puede pasar desapercibido a la hora de diseñar estrategias digitales. Todavía podés participar e

¿Todavía estás pensando en ignorar el video? 

Submit a CommentPlease be polite. We appreciate that.

Your Comment